La fenolización de la matriz ungueal es uno de los procedimientos más usados y efectivos para el manejo de la onicocriptosis.
El fenol (también llamado ácido fénico) es utilizado en la industria química y farmacéutica con múltiples fines. En medicina se utilizó a finales del siglo XIX  por Josep Lister para realizar asepsia y antisepsia previo a procedimientos quirúrgicos, contribuyendo enormemente a la disminución de infecciones y sus consecuencias posteriores.
En un estudio publicado en marzo 2014 por la American Academy of Dermatology y que fue realizado en la Universidad Complutense de Madrid, se comparó la efectividad del uso de alcohol Vs alcohol-clorhexidina para eliminar el fenol utilizado en la cirugía ungueal.  Los resultados fueron muy similares con ambas sustancias.
Pero una de los hallazgos que llaman la atención de dicho estudio fue el descubrir las cantidades de alcohol necesarias para eliminar el fenol aplicado en la cirugía, evitando así una mayor agresión al tejido.
En el estudio participaron 80 pacientes, a la mitad se les irrigaron 5 rondas de 3ml de alcohol y a la otra mitad se les irrigó 5 rondas de 3ml de alcohol – clorhexidina.
Después de cada ronda se introducía un hisopo, luego el hisopo a un tubo con 3ml de alcohol, se separaba  el fenol utilizando la técnica “Cromografía líquida de alta precisión” para finalmente medirlo. Esta medición indicaba la cantidad de fenol que había quedado en la matriz ungueal posterior al lavado.
Los resultados de los residuos de fenol recuperados en el hisopo posterior a cada ronda de irrigación de 3ml de alcohol al 70% fueron los siguientes:
LAVADO 1 – 44.92%
LAVADO 2 – 17.8%
LAVADO 3 – 17.41%
LAVADO 4 – 11.76%
LAVADO 5 – 8%
CONCLUSIONES.
  • Los primeros 3 ml de alcohol al 70% que se irrigaron fueron los que mayor cantidad de fenol neutralizaron y eliminaron.
  • Es necesario irrigar por lo menos 15ml de alcohol al 70% para lograr la eliminación del fenol utilizado.
  • No hubo diferencia estadística significativa en el estudio entre el uso de alcohol 70% Vs la combinación alcohol – clorhexidina, por lo que no se justifica el uso de dicha combinación.

Artículo completo disponible solo para socios.

Este contenido está restringido a suscriptores