La obesidad se ha convertido en la epidemia de nuestra época, con consecuencias terribles en la morbi-mortalidad de la población.
Estas son algunas cifras que publica la Organización Mundial de la Salud:
  • Desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo.
  • En 2014, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos.
  • En 2014, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.
  • La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.
  • En 2014, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.
Aunque existen estudios que buscan conocer las vías moleculares de la obesidad, las causas exactas son desconocidas y la realidad es que existen múltiples factores,
En cierta medida, la fisiopatología de la obesidad parece sencilla: un exceso crónico de consumo de nutrientes en relación con el gasto de energía. Sin embargo, debido a la complejidad de, los sistemas neuroendocrinos y metabólicos que regulan el consumo, almacenamiento y gasto energéticos, resulta difícil cuantificar todos los parámetros pertinentes (p. ej., la ingestión de alimentos y el gasto de energía) a lo largo del tiempo.

INFLUENCIA GENÉTICA. Es frecuente observar familias enteras con obesidad, la herencia del peso corporal es similar al de la estatura. Aquí unos ejemplos de la influencia genética en la obesidad.
  • Los hijos adoptivos se parecen más a sus padres biológicos que a sus padres adoptivos
  • El Índice de Masa Corporal de los gemelos idénticos es muy similar aún si crecieran separados, comparado con los gemelos no idénticos.

Fuente: Harrison. Principios de Medicina Interna, 18e

Artículo completo disponible solo para socios.

Este contenido está restringido a suscriptores